Diario de mi segunda caída

Empecé el diario de mi segunda caída después de acudir al ambulatorio de urgencias y que me dieran la baja. Aquella misma noche cogí una libreta que apenas estaba usada y empecé a escribir.

Estoy de baja laboral por una crisis de ansiedad, resultado de meses de dolor extremo por la adenomiosis y de mi excesiva carga mental, acompañada de secuelas por el dichoso covid.

ADENOMIOSIS

La adenomiosis no es dolor de regla y ya está. No se trata de tomarte calmantes y ya. Afecta a muchos otros aspectos de la salud que solo ahora estoy empezando a reconocer.

Estoy en seguimiento de ginecología, además de buscando también otras vías como la fisioterapia y la nutrición. Vías a través de las cuales también se pueden controlar los síntomas de la adenomiosis.

No es fácil y no es un camino breve y directo. Tan solo he empezado a dar los primeros pasos.

COVID

Cogí el covid estas navidades y no vino solo. Se me complicó con una sinusitis de las potentes. Tuve unos dolores de cabeza realmente insoportables. Estuve tres semanas de baja justo cuando iba a descansar, cuando nos íbamos de vacaciones a desconectar. Mi marido también se contagió y estuvimos los cuatro encerrados en casa pasando las navidades como pudimos.

Del covid me quedan dolores de cabeza que posiblemente sean migrañas. Y ahí estoy, esperando los resultados de las pruebas que aporten luz y sobre todo solución a mis dolores de cabeza.

CARGA MENTAL

La carga mental es ya un clásico entre los clásicos. El cuidado de mis hijos, el trabajo, la burocracia, las visitas médicas (propias y de la familia), las gestiones de la casa…. son fuente de carga mental.

Además, intenta hacer cosas por gusto en medio de todo eso. Sé asesora de lactancia, escribe en un blog, acude a un club de lectura…

Todo esto son elementos de autocuidado, pero difícilmente los puedes disfrutar cuando vives pensando en si mañana te bajará la regla o no. En si te dolerá tanto que tendrás que estar tres días en cama. O si te dolerá la cabeza y tendrás que bajar el ritmo o parar directamente.

Demasiada tensión. Demasiada carga.

PARADA Y CRISIS

Así que finalmente mi cuerpo dijo basta. Hasta aquí. Vas a parar unos meses y te vas a recomponer mientras cuidas de tu salud física y mental.

Volví entonces a escribir un diario: el Diario de mi segunda caída. Una libreta que me acompaña, me escucha, contiene mis pensamientos y los organiza.

También estoy acudiendo a la psicóloga del CSMA, que me está ayudando mucho a reponerme. Y mi doctora de cabecera. A la que he ido a ver en estos últimos meses más veces que en toda mi vida. Un amor de persona que me ha acompañado en la búsqueda de respuestas a mi malestar, mi dolor y no se ha quedado de brazos cruzados.

La primera vez que fui a verla, allá por los primeros meses del año pasado, podría haberme dicho “son nervios” y quedarse ahí, pero no lo hizo. Me escuchó y fue buscando respuestas hasta que llegó el diagnóstico.

RECUPERACIÓN

Estoy recuperándome. Cuidándome. Y volviendo poco a poco a retomar mi vida.

Puedo decir, aunque lo digo con la boca pequeña por si acaso, que los dolores de regla han desaparecido, que los dolores de cabeza han disminuido y que siento que voy por el buen camino.

En momentos de crisis como los que he vivido, no puedes parar, no sabes parar, sigues adelante porque sí. No se puede vivir con dolor constante como si no pasara nada. No se puede vivir con una gran carga mental como si todo fuera cuestión de seguir y punto.

Mi cuerpo dice basta y me detiene. Decido entonces cuidarme y reponerme.

Tenía que parar. Desconectar y recuperarme.

En este mes de baja he reflexionado mucho sobre muchas cosas, aspectos de mi vida que puedo cambiar y otros que no.

No puedo cambiar el sistema social y económico de un día para otro. Es inevitable ser gestora y trabajadora social de mi familia. Mi familia es como es y nos ha tocado vivir en un mundo burocratizado y miserable que nos convierte en víctimas de papeles, trámites y visitas absurdas. No puedo cambiar nada de esto.

Pero puedo decidir priorizar proyectos, reducir presencia en redes y disminuir el uso del móvil, por ejemplo. Adaptarme y ser menos exigente conmigo misma.

AGRADECIMIENTOS

Hace un mes que no publico en ningún sitio, el mundo ha seguido adelante y no ha habido ninguna hecatombe en mis redes ni en el blog.

He agradecido enormemente el apoyo de mi tribu en LactaMater, los mensajes de ánimo, los cuídate mucho, algún que otro detalle sorpresa y por supuesto vuestra paciencia para seguir ahí, queridas personas lectoras que seguís aquí, sin saber realmente la mayoría de vosotras qué estaba pasando.

Sigo adelante, mirando atrás para no olvidar aquello que me hizo caer, y recordar siempre a las personas que han estado ahí para que me apoyara en ellas y poder caminar.

Gracias.

Este artículo fue escrito por Silvia Ramirez Ronda

Asesora de lactancia y madre de dos, el mayor con autismo. Tomaron teta y contra todo pronóstico son independientes. Licenciada en Derecho, posgrado de experto en prácticas de lactancia avanzadas y estudiante de psicología. Profesional de recursos humanos. Presidenta de la Asociación LactaMater.

0 comentarios en «Diario de mi segunda caída»

  1. Un abrazo amiga me tienes para lo que necesites. Te digo cómo la famosa canción de mocedades de la serie la vuelta al mundo en 80 días “ Silvame y yo voy” estamos lejos pero una llamada aveces es necesaria .

  2. Hola Silvia
    Me gusta la valentía de hablar sobre la ansiedad sin miedo al estigma. La gente no suele hacerlo y esconder la ansiedad no genera sino más ansiedad. Te dejo aquí algunas entradas que escribí sobre este tema porque quizás alguna contenga algo que pueda ayudarte. Yo llevo un recorrido en este tema de la ansiedad. Es una moneda de dos caras. Por un lado, produce mucho sufrimiento que además choca con la incomprensión del que no la haya sufrido pero, por otro, es una gran maestra. Sólo hay que aprender a escucharla. Te mando coraje para hacerlo.
    https://unavidamundana.blogspot.com/2020/06/agrietada-ansiedad-manual-de-usuario.html
    https://unavidamundana.blogspot.com/2020/05/ansiedad-manual-de-usuario-tomo-1.html
    https://unavidamundana.blogspot.com/2020/05/ansiedad-manual-de-usuario-tomo-2.html

    1. Hola, me encanta tu blog y las entradas que me has compartido. La ansiedad en realidad hace tiempo que convive conmigo, pero la negaba, la escondía, la vestía de otras cosas y no ha hecho más que engullirme. Ahora, mientras estoy de baja, estoy aprendiendo a reconocerla, a entenderla y a abrazarla. No se va a ir realmente. Aunque los problemas disminuyan, aunque mi estado de salud mejore, va a estar ahí, esperando el momento para saltarme al cuello. Así que mejor será que aprenda a convivir con ella. Me identifico plenamente con lo que comentas en estas entradas. A mi meditar tampoco me ayuda a calmar la ansiedad, pero hacer yoga me ayuda a bajar revoluciones y encontrar la calma. Sigo en proceso de búsqueda y autoconocimiento. Veremos en qué acabo esta aventura. Un abrazo y mil gracias por tus palabras, son un regalo.

  3. silvia, justo termino tu entrada y espero que a día de hoy la recuperación sea casi completa! te mando miles de besos cibernéticos, y espero darte un gran abrazo este veranito, en la piscina! 🌞😋🥰

  4. ¡Ánimo Silvia!
    De todas las que comentas, la fatiga mental es la peor de todas, sobre todo con hijos con TEA. Pero hay que seguir adelante, como sea, a pesar de todas las adversidades y frustraciones.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.