CRIANZA DIVERSA

Diario de una pandemia III: salida controlada al exterior

El tema de la salida controlada al exterior de la infancia nos ha llevado de susto en susto.

Justo cuando el gobierno central anunciaba que estaba estudiando la posibilidad de la salida a la calle de la infancia, la Generalitat hacía una propuesta de salida controlada por franjas horarias. Obligando a ir en cochecito a los menores de tres años.

Nos pareció un despropósito, lo criticamos, nos enfadamos y nos desahogamos todo lo que pudimos y más.

Entonces el gobierno central dice que van a salir los niños a la calle, pero que para acompañar a los adultos en las gestiones diarias: ir al banco, al super, etc.

Aún nos llevamos más las manos a la cabeza. Si lo que proponía la Generalitat nos parecía criticable, esto rayaba lo absurdo. ¿Al supermercado? ¿En serio?

A las pocas horas nos dicen que no, que se han equivocado y que aquí no pasa nada. Que podrán salir a dar un paseo a un quilómetro de distancia del domicilio duranta una hora diaria.

El horario disponible, amplio: de 9h a 21h.

Resultado desigual

Ojo al dato que se les ha olvidado que vida es diversa y las ciudades y los pueblos lo son aún más.

No se pueden dar directrices iguales para todas las poblaciones porque NO SON IGUALES.

Es absurdo aplicar las mismas medidas de seguridad para un pueblo de 66.000 habitantes que para una gran ciudad de 1.600.000 habitantes como Barcelona. Y no hablemos de pueblos de 1.000 habitantes en los que no hay ningún contagiado. (Idescat, 2020)

En un país que usa el paternalismo como estrategia para hacer política, la gente hace lo que se les dice… Y eso han hecho. A mi me dicen que puedo salir una hora con mis niños de 9h a 21h y eso hago. Los ciudadanos de a pie no tienen por qué ponerse a calcular que en su ciudad a lo mejor resulta que hay 200.000 niños en edad de 0 a 14 años dispuestos y disponibles a hacer uso de su bien merecida salida diaria controlada. (Idescat, 2020)

Y digo yo, ¿no hubiera sido más fácil dar unas directrices generales de seguridad a todos los ayuntamientos, y que éstos las apliquen en sus municipios de la forma más razonable?

Los ayuntamientos son la administración pública más cercana al ciudadano. Conocen los barrios, los distritos, las asociaciones, etc.…

Desde nuestro ayuntamiento contactaron con nuestra asociación para facilitar que si detectábamos casos de riesgo de exclusión y pobreza graves entre nuestras usuarias tuviéramos acceso directo con servicios sociales.

La cercanía con la población de riesgo es clave para determinar como establecer la salida controlada al exterior de la infancia. Los ayuntamientos están a pie de calle con los ciudadanos.

Así nos ha ido. Barcelona hoy parecía un día cualquiera de domingo.

¿Culpa de los Barceloneses? Pues no creo. Puede que de forma individual sea exigible algún tipo de responsabilidad a través de sanciones administrativas, pero la responsabilidad política es exigible a niveles mucho más graves.

Menos miedo y más recursos

El miedo es una reacción natural saludable ante los estímulos del entorno. Sin miedo muy probablemente nos hubiéramos extinguido como especie.

Pero si dejas que el miedo sea el que guie todas tus decisiones, lo más probable es que detectes situaciones de riesgo donde no las hay. (Redolar, 2020)

Desde el aparato del estado se ha utilizado de forma descarada el discurso del miedo. Apelando a nuestra responsabilidad y, por ende, a nuestra culpa como ciudadanos malos que no cumplimos con las normas y colapsamos el sistema sanitario.

Para empezar, que tengamos un sistema sanitario pobre, recortado y saturado es culpa de todos. Me parece que no hay partido político que haya estado en cualquier gobierno (comunidades autónomas y gobierno central) que no se haya unido a la cacería la sanidad pública.

Sanidad, servicios sociales y educación han perdido presupuesto año tras año.

¿Nos merecemos que nos pase esto?

No voy a contestar esa pregunta.

Lo que está claro es que para poder evitar o controlar una pandemia necesitamos una respuesta rápida y eso solo se consigue con un sistema sanitario y social fuerte. No lo tenemos.

Menos miedo y más autonomía

Por otro lado, menos miedo y más autonomía. Más poner el foco en la autonomía de las personas, en su capacidad para responder adecuadamente y tomar decisiones.

Estamos en la era postsocial, en la que los individuos estamos obligados a autoabastecernos, tenemos que ser capaces de ganarnos la vida, cuidar de los nuestros y tener éxito. (Rose, 2007)

Si no lo conseguimos entramos en el peligroso camino de la marginalidad. Y como ciudadanos ejemplares que somos, criticamos al vecino que no cumple con las normas que nos impone el estado. Nuestro vecino es culpable y digno de crítica porque a nuestros ojos no responde a los parámetros exigidos al buen ciudadano.

Ahora mismo ser buen ciudadano supone ir con mascarilla, guantes, mantener dos metros de distancia y no salir de casa.

El resto, da igual. Los policías de balcón no distinguen de necesidades ni situaciones particulares. La empatía y la comprensión brillan por su ausencia. Los derechos humanos quedan relegados a papel mojado.

Salida controlada al exterior

La infancia ha sido la gran olvidada de esta pandemia. Cerraron las escuelas, los parques, los centros de ocio y metieron a todos los niños en sus casas.

Como si no pasara nada. Se adaptan a todo, decían algunas voces. “No es un drama que no les dé el sol”. (Muñoz, 2020)

En nuestro caso lo hemos sufrido y mucho.

Mi hija es la socialización personificada. Lloró amargamente cuando se dio cuenta de que no podía ir al Cau, no podía ir a inglés, a castellers, a tomar una crêpe conmigo los días de terapia de su hermano, acompañar a su padre a comprar, ir a ver a los yayos y a sus primos…

Mi hijo estaba en la gloria, tengo que decirlo, autista y en casa, el paraíso. Se reía de nosotros (en el buen sentido). Siempre le ha costado muuuucho salir de casa y que ahora no pudiéramos salir, que nos quejáramos y refunfuñáramos por no salir, pues era un pequeño triunfo para él. Una pequeña venganza por todas las veces que él ha salido obligado y a disgusto a la calle.

Mi pequeña las dos primeras semanas lo llevó bastante bien. Una vez aceptó que no podría salir en una temporada, estaba contenta de estar en casa con nosotros.

La tercera y cuarta semana fueron un calvario. Se convirtió en un manojo de nervios, no sabía como gestionar el encierro. Con ocho años no le puedes pedir que tenga capacidad para explicar con asertividad que está enfadada con el mundo.

La convivencia se deterioró, no nos aguantábamos entre nosotros. Tiene mucho carácter y lo sacaba gritándonos a todos.

Nosotros no estábamos mucho mejor: problemas para dormir, para levantarnos por la mañana, mal humor, tristeza, ira,… una montaña rusa emocional.

Blog y redes sociales confinadas

Confiné el blog y las redes sociales.

Le hicimos un rincón de la calma, empezamos a utilizar técnicas de mindfullnes, a emplear a fondo todo lo que apliqué en su día con #PequeñoThor para acompañarle en la regulación de las emociones, vamos, toda nuestra artillería.

#Superpapi y yo nos íbamos turnando para dedicarle tiempo en exclusiva, intentando que no se sintiera desplazada.

#PequeñoThor ha hecho un esfuerzo titánico para jugar a ratos con ella.

Entre todos hemos suplido como hemos podido la falta de contacto con el exterior.

Me enfada mucho, muchísimo que haya quién considera que no hay consecuencias en los niños por el aislamiento.

Hoy he salido a la calle durante una hora con mi hija. A #PequeoThor no lo hemos podido convencer.

No le hemos forzado. #PrincessLeia y yo hemos dado un buen paseo por la riera de mi pueblo, hemos visto pájaros, tocado el agua, hemos respirado naturaleza y ha sido maravilloso.

He hecho fotos de todo el recorrido. Algunas las he colgado en stories en instragram.

Mañana las usaré para enseñarle a mi hijo autista el recorrido que hemos hecho. Para que lo vea con sus propios ojos. No sé si saldrá, pero mi hija y yo volveremos a hacer el mismo recorrido. Volveré a hacer más fotos. Y pasado mañana además le enseñaré el recorrido por Google Maps.

Sé que necesita saber donde vamos a ir, qué se va a encontrar por la calle, y cuanto rato vamos a estar fuera.

Necesita tiempo y espacio para aceptar los cambios y afrontar ese miedo a todo y a nada que parece que va con él a todas partes. Anticipación, soportes visuales y gestión de las emociones.

No salir a la calle durante meses tiene consecuencias. Negarlo es vulnerar los derechos fundamentales de la infancia.

Referencias

Álvarez, M. (2020, 13 de abril) María José Muñoz, pediatra, sobre el fin del confinamiento: «La prioridad es la vida, no salir al parque” Nius Diario. https://www.niusdiario.es/sociedad/sanidad/maria-munoz-pediatra-prioridad-vida-no-salir-parque-ninos-coronavirus_18_2930295158.html

Generalitat de Catalunya (2020, 17 de abril). Municipi en xifres. IdesCat. https://www.idescat.cat/emex/?id=080193#h4

Generalitat de Catalunya (2020, 18 d’abril) Salut difon les mesures de prevenció que caldrà prendre quan els infants i adolescents puguin sortir al carrer. Canal Salut. https://canalsalut.gencat.cat/ca/detalls/noticia/2020-04-18-salut-difon-les-mesures-de-prevencio-que-caldra-prendre-quan-els-infants-i-adolescents-puguin-sortir-al-carrer

Jan, C. (2020, 21 de abril) El Gobierno rectifica y permitirá a los niños de hasta 14 años salir a pasear acompañados. El País. https://elpais.com/sociedad/2020-04-21/el-gobierno-aprueba-que-los-ninos-de-hasta-14-anos-puedan-salir-acompanados-a-hacer-recados.html

Redacción (2016, 4 de marzo) Evolución de los presupuestos sanitarios ‘per capita’ por comunidades autónomas. Diario Farma. https://www.diariofarma.com/evolucion-de-los-presupuestos-sanitarios-per-capita-por-comunidades-autonomas

Redacción (2020, 26 de abril) Los niños salen por fin de casa: “No me acuerdo de pedalear” El País. https://elpais.com/sociedad/2020-04-26/los-ninos-salen-por-fin-a-la-calle-todo-le-parece-mas-grande.html

Redolar Ripoll, D. (2020, 9 de marzo) Por qué no hay que tomar decisiones sobre el coronavirus con pánico. The conversation. https://theconversation.com/por-que-no-hay-que-tomar-decisiones-sobre-el-coronavirus-con-panico-133210

Rose, N. (2007). ¿La muerte de lo social? Re-configuración del territorio de gobierno. Revista Argentina de Sociología, 5(8), 111-150.

Sevilla, B. (2019, 17 de septiembre) Evolución anual del presupuesto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) en España de 2003 a 2019. Statista. https://es.statista.com/estadisticas/632119/presupuesto-sanitario-anual-del-ministerio-de-sanidad-en-espana/

One Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: