RECURSOS

Estoy a punto de parir. Derechos de la mujer embarazada en tiempos de Covid.

«Estoy a punto de parir. Derechos de la mujer embarazada en tiempos de Covid» es el nombre de un Webinar que he preparado para LactaMater.

El video del webinar lo colgaremos en el canal de you tube de la asociación y en el mío en unos días. Cuando esté disponible, pondré por aquí el enlace.

Mientras tanto, os expongo a continuación las ideas clave del mismo y os dejo un apartado completo con referencias y recursos.

Autonomía para decidir

La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, establece que «el paciente o usuario tiene derecho a decidir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las opciones clínicas disponibles.»

Es decir, podemos consentir y podemos rechazar. Los límites al derecho a la autonomía del paciente son razones de salud pública (art.9.2.a) y razones de riesgo imminente para la salud del paciente (art.9.2.b). En estos casos, los facultativos podrán, sin consentimiento previo, realizar «las intervenciones clínicas indispensables en favor de la salud del paciente».

De todos es conocido el caso de la mujer de oviedo, obligada a parir antes de tiempo, trasladada al hospital acompañada por la policía.

En esta entrada podéis encontrar un análisis más pormenorizado de el derecho a la autonomía del paciente.

Es importante recalcar la idea de que el derecho al consentimiento informado, supone el derecho a recibir información de forma comprensible y clara para poder decidir de forma autónoma y que se respete nuestra decisión.

Derechos de la mujer embarazada

En este cuadro resumen tenéis los principales derechos reconocidos a cualquier persona humana, sea mujer (u hombre), esté embarazada o no, sean o no sean tiempos de covid.

Que estemos viviendo un estado de alarma no suspende nuestros derechos. La declaración del estado de alarma limita algunos derechos, como el de la libertad de movimientos. Aunque en algunos casos (especialmente la infancia) se ha convertido en una auténcia restricción del derecho a la circulación.

En esta entrada comenté extensamente el tema de la infancia y las salidas al exterior.

El derecho a la información y al consentimiento informado no se puede restringir, o no se debería. Y el resto de todo lo relatado en la imagen superior, no debería ser limitado ni restringido.

Lamentablemente, conocemos de primera mano los casos de las embarazadas obligadas a parir solas y la separación injustificada de madres y bebés.

En referencias encontraréis noticias relacionadas.

El plan de parto en tiempos de covid

El plan de parto «es un documento en el que la mujer puede expresar sus preferencias, necesidades, deseos y expectativas sobre el proceso de parto y nacimiento» (Estrategia de atención al parto normal del Ministerio de Sanidad)

Como afirma la abogada Fernández Guillén, la situación de estado de alarma no justifica el uso de técnicas invasivas para acelerar los partos.

No existe justificación alguna para establecer protocolos de atención al parto que contemplen el uso y el abuso de mecanismos invasivos que, como sabemos, son sencillamente iatrogenia médica.

En referencias os dejo los enlaces a una serie de artículos de la asociación El Parto el Nuestro sobre este tema publicados en Diario Público.

Parir en tiempos de covid conlleva riesgos que van más allá de la pandemia. La saturación evidente de los hospitales, la falta de personal, EPIs sumada a la violencia obstétrica estructural existente en España son un cóctel peligroso para nuestros derechos.

Las compañeras de la asociación Amamanta de Valencia han elaborado un plan de parto específico para tiempos de coronavirus. Os dejo aqui el enlace.

Reclamar mis derechos

El plan de parto es un documento que, según Marta Busquets, abogada especializada en Derecho Sanitario y de familia, tiene naturaleza de instrucciones previas.

Es decir, es un documento jurídico vinculante que expresa la voluntad de la mujer, que de forma autónoma y responsable, decide y escoge cuales son sus preferencias para parir.

Por tanto:

  • empecemos por informarnos por diferentes vías de las diferentes opciones que tenemos a la hora de parir: el lugar, profesionales, tipo de parto, acompañante, etc
  • elaboremos y registremos en la oficina pertinente nuestro plan de parto
  • posteriormente, en caso de haber sufrido discriminación o vulneración de nuestros derechos, podemos pedir nuestra historia clínica e inciar los trámites para reclamar.

Podemos utilizar diferentes vías: desde la agencia de protección de datos si no nos entregan nuestra historia clínica, el centro hospitalario, el colegio profesional médico y llegando al organismo de salud correspondiente de nuestra comunidad autónoma.

Acudir a una abogada especializada en derecho sanitario y de familia puede ser una opción en los casos más graves en los que tal vez ya hablamos de consecuencias para la vida.

En cualquier caso, es vuestro derecho reclamar y vosotras mejor que nadie, con el asesoramiento de una abogada al efecto, podréis valorar la idoneidad de iniciar la vía judicial.

Por último, el activismo es un arma muy potente.

Si vulneran tus derechos, vulneran también los míos… y los de mi hija… mi hermana…. nos vulneran a todas.

Recursos

Asociaciones

Profesionales de la abogacía

Otros

Referencias

2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: