AUTISMO Y LACTANCIA,  MATERNIDAD, CRIANZA Y DERECHOS,  REFERENCIAS

¿Compartir o no compartir cama con nuestros hijos? (1)

He aquí la cuestión.

Existe un claro estigma en nuestra sociedad con respecto a compartir cama con nuestros hijos. Frases como “no lo vas a sacar de tu cama en la vida”, “lo vas a convertir en un adulto dependiente” y otras, son las que solemos escuchar en boca de mucha gente cuando hablamos de colecho.

Si además das lactancia materna, parece ser que el riesgo de «dependencia», según estos opinólogos, se incrementa considerablemente.

Y no solo eso, a menudo relacionan el colecho con el síndrome de la muerte súbita del lactante. Esto ya es la gota que colma el vaso y nos entran todas las dudas y temores.

Puedes encontrar entradas relacionadas con el tema del sueño infantil aqui y aqui.

Para contestar a esta pregunta la Academy of Breastfeeding Medicine acaba de publicar su protocolo número 6 que lleva por título: Bedsharing amb Breastfeeding. Es decir: compartir cama y lactancia materna.

Premisa básica

La Academy of Breastfeeding Medicine (ABM) parte de la premisa que todos los padres y todas las madres van a dormir con su bebé en algún momento. Tanto de forma planificada como de forma imprevista.

Así que todas las familias deben recibir información y asesoramiento sobre colecho seguro.

Este protocolo orienta a profesionales de la salud. Les aconseja que hablen con las familias sin emitir juicios de valor y aceptando que las circunstancias de cada familia son las que son. En pocas palabras, está diciendo que cada casa es un mundo. Que no deben juzgar ni opinar sobre el contexto de cada familia aceptando que todos van a dormir con sus hijos en algun momento.

Me parece, no sé qué opinas tú, que me estás leyendo, que es lo más razonable si te preocupa la salud de ese bebé y el estado de esa familia. Si informas a todos, te aseguras que si en algún momento colechan, a pesar de que incialmente puedan mostrarse reacios a hacerlo, lo hagan de forma segura.

Sobretodo informar y asegurarnos que esa información llega a esas familias en las que el colecho es un riesgo dado que existen factores de riesgo confirmados. Factores de riesgo que veremos a continuación.

Factores de riesgo

El colecho y la lactancia materna

El colecho ha existido siempre. Colecho y lactancia materna han sido siempre la manera normal de criar a los bebés. No es hasta la industrialización de las sociedades, la medicalización excesiva del parto y la introducción agresiva de las lactancias artificiales que los bebés duermen separados de sus madres.

Los métodos para enseñar a dormir a los bebés son hijos también de esta progresiva industrialización de la sociedad y con ella, de la maternidad.

Si das lactancia artificial a tu bebé, parece ser que hay más riesgo de muerte súbita pero no se saben las causas. Tan solo se ha detectado que es así a través de estudios que han buscado analizar este tema.

Probablemente, afirma la ABM, se deba al incremento del riesgo de infecciones comparando con diadas madre-bebe que toman lactancia materna. Por la diferente digestión y composición de la leche. Además de que los bebés toman menos veces lactancia y eso supone menos estimulación para ellos. (pag.5)

Una de las preguntas que deja abierta la ABM a futuras investigaciones es cuál es la mejor manera y más segura de dormir para los bebés que toman lactancia artificial.

Dejo para el siguiente post cuales son los elementos que hacen que compartir cama sea seguro. Y un tercero con las estrategias para minimización de riesgos para familias en las que compartir cama es de alto riesgo.

Referencias

Peter S. Blair, Helen L. Ball, James J. McKenna, Lori Feldman-Winter, Kathleen A. Marinelli, Melissa C. Bartick, the Academy of Breastfeeding Medicine, Michal Young, Larry Noble, Sarah Calhoun, Megan Elliott-Rudder, Laura Rachael Kair, Susan Lappin, Ilse Larson, Ruth A. Lawrence, Yvonne Lefort, NicoleXy Marshall, Katrina Mitchell, Catherine Murak, Eliza Myers, Sarah Reece-Stremtan, Casey Rosen-Carole, Susan Rothenberg, Tricia Schmidt, Tomoko Seo, Natasha Sriraman, Elizabeth K. Stehel, Adora Wonodi, and Nancy Wight.Breastfeeding Medicine.http://doi.org/10.1089/bfm.2019.29144.psb

2 Comments

  • F e r m i n Romero de Torres

    Mi hija tiene 25 y hasta los 8 estuvo durmiendo en nuestra cama, si no recuerdo mal en este momento. Cuando ella quiso, prácticamente. Yo, a partir de no sé qué edad de la nena, dormía en otra cama más pequeña en otra habitación y dormía yo mejor solo que compartiendo la grande con mi esposa. Cualquier cosa me despierta y molesta.

    La niña, hija única, ha crecido como una mujer independiente, amable y solidaria, con matrículas de honor y una vida feliz. También muy feminista, como los tiempos que vivimos hacen necesario ser.

    No sé si eso aclara algo o vale para alguien que no sea nuestra familia.

    • lactandoendiverso

      Vale y mucho para romper el mito de que compartir cama con ellos losnhace dependientes. Son otros factores los que influyen en esa dependencia. Al final, cada cual tiene una vida y que se considere «independiente» o no depede de otras valoraciones. Todos duermen solos en algun momento sin necesidad de hacer nada especial

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: