Calendario de adviento

Lo de que #mividanoesPinterest hace tiempo que lo tengo claro ya.

No soy cocinitas, ni me gusta coser, ni me chiflan especialmente las manualidades.

En casa entraron la impresora en color y la plastificadora por pura necesidad.

Aprendí a dibujar con un mínimo de gracia en un tiempo record y porque no tuve más remedio.

Así que ahora que #PequeñoThor ya no necesita tantos apoyos, pues qué queréis que os diga, me relajo y dejo de esforzarme tanto.

Disfruto viendo esos sobres mal puestos, la mayoría aún sin número, y decorados tal que así: con cuatro líneas mal puestas y cuatro pegatinas.

Sin agobios, sin estrés, sin preocuparme por si le va a interesar o no participar en estas cosas.

No le va. Y punto.

Cuando le pregunté si quería que le pusiera algo en el calendario de adviento me dijo que si le podía poner «tiempo».

😅

Anda que si se pudieran regalar horas, días o semanas…

Otro gallo nos cantaría…

Pues ná, que como no le puedo poner «tiempo» en cada sobrecito, pues que no quiere nada.

Y yo, que en el fondo me da pena que se haga mayor y lleve zapatos ya más grandes que los míos, pues le he puesto una golosina en el sobrecito.

Ains…que se me hace mayor.

Este artículo fue escrito por Silvia Ramirez Ronda

Asesora de lactancia y madre de dos, el mayor con autismo. Tomaron teta y contra todo pronóstico son independientes. Licenciada en Derecho, posgrado de experto en prácticas de lactancia avanzadas y estudiante de psicología. Profesional de recursos humanos. Presidenta de la Asociación LactaMater.

0 comentarios en «Calendario de adviento»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.