CRIANZA DIVERSA,  RINCÓN REIVINDICATIVO

Todos somos personas cuidadoras

Baja de tu pedestal y toma conciencia: todos somos personas cuidadoras.

Reconoce que estás en situación de privilegio y acepta que tú también cuidas. Cuidar tiene muchos grados e intensidades.

  • Desde cuidar a una amistad, llamándola por teléfono de vez en cuando y preocupándote por ella en los malos momentos.
  • Hasta la madre que deja el mundo laboral para poder cuidar a tiempo completo a un hijo con una gran discapacidad.
  • Pasando por un hijo adulto que cuida a su madre con Alzheimer.

Cuando hablamos de personas cuidadoras, lo hacemos pensando sobretodo en aquellas que dedican 24 horas al día a cuidar a personas con grados de dependencia muy grandes.

Pero cuidar, cuidamos todos y nos incumbe a todos y cada uno de nosotros. Y nos debería preocupar y mucho, la situación actual de las personas cuidadoras.

Privilegio inconsciente

Cuando le dices a una persona cuidadora (sobretodo a tiempo completo), cosas como: «eres más fuerte de lo que yo sería» o cosas como «no sé si podría soportarlo», sin darte cuenta, estás poniéndote en situación de privilegio.

Estás diciendo de forma inconsciente: tú tienes una pesada carga, que además es excepcional y sólo le pasa a algunas personas. Lo que dices de forma velada es que ha sido mala suerte y te ha tocado a ti. Incluso cosas peores: «todo tiene una razón de ser», «es el destino», «era inevitable», etc.

Pero la discapacidad puede llegar en cualquier momento de la vida. Nos creemos inmunes a la dependencia. Y nos puede pasar. A nosotros mismos o a personas cercanas.

Por supuesto, no tiene sentido vivir la vida con miedo. Pensando que en cualquier momento podemos tener un accidente y no volver a caminar, por ejemplo.

No se trata de eso. Se trata de que tomes consciencia que lo que a ti te parece extraordinario, es la vida y el dia a dia de miles de personas que cuidan de forma intensa y continuada. Superando los límites muchas veces de su capacidad y aguante, por la falta tan flagrante de apoyos y recursos para estas familias.

Cuidados y discriminación

Que una parte importante de la sociedad no identifique los cuidados como parte de la vida, que una gran mayoría piensen que «eso no va conmigo» y «a mi no puede pasar» da una imagen muy clara de lo poco integrado que está:

  • La transversalidad de los cuidados a lo largo de la vida.
  • La visibilización de la dependencia y la discapacidad como algo común y nuestro.

Esta visión sitúa fuera de la «normalidad» a la discapacidad, la dependencia y los cuidados. Que no dejan de ser caras de una misma moneda.

O, mejor aún, los sitúan en el mundo paralelo de la discriminación.

Una consecuencia (o causa, no lo sé) de la falta de integración de la transversalidad de los cuidados es la dejadez absoluta por parte de las administraciones públicas hacia las personas cuidadoras.

Apenas cotizan, apenas tienen ayudas, sin relevo, sin vacaciones, sin derecho a baja.

Lo que de verdad importa

Nadie escoje nacer o adquirir una discapacidad o ser dependiente. Nadie escoge encontrarse sin ayudas y sin poder trabajar para cuidar a un ser querido.

Cuidar a una persona con gran dependencia es una tarea titánica.

Pero lo que hace una persona cuidadora, no difiere de lo que hacemos todos cuando cuidamos una amistad, nuestra pareja, nuestra família más directa,… Nos ocupamos, empatizamos con sus necesidades, escuchamos, ayudamos, acompañamos. Eso es cuidar, pero cuidar puede tener grados e intensidades muy, muy diferentes.

Así que todos somos personas cuidadoras. Que en este momento lo hagamos de forma asumible y aceptable para nuestros parámetros de vida, no significa que en otro momento tengamos que cuidar de forma más intensa y encima, sin apoyos ni ayudas.

No te sitúes en posición de privilegio pensando que nunca te va a pasar, que eso no va contigo, ni admirando el esfuerzo que hacen estas personas como si fueran seres de otra galaxia.

Tal vez así, si todos tomamos conciencia, los poderes públicos empezarán a darse cuenta de que lo que realmente nos importa, son las personas.

2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: