Etapas que acaban y proyectos que empiezan

Este viernes tuve grupo de apoyo a la lactancia, como todos los cuartos viernes de mes, en el ateneu Pablo Picasso de Viladecans. He comunicado a las mamas que han venido con sus bebes al grupo que este mes de junio dejo Areola (@areola.alletament.matern), después de 9 años de trabajo voluntario, necesito cerrar etapas y empezar nuevos proyectos. Iram apenas caminaba cuando me hice asesora, junto con Rosa Olivé y otras más. Por supuesto, la Junta de Areola y todas las asesoras saben desde hace días cual ha sido mi decisión y los motivos que me han llevado a tomarla.

Hace ya tiempo que la idea ronda mi cabeza, el impacto que supuso en mi vida recibir el diagnóstico de autismo de mi hijo todavía resuena en mi alma. Durante los dos años inmediatamente posteriores a ese momento, tomé decisiones que poco a poco me han ido llevando hacia esta nueva dirección.

Areola como asociación me ha dado muchas cosas. La oportunidad de llevar los grupos de ayuda mutua de Gavá y Viladecans, de organizar charlas y talleres, algunos propios, otros buscando quien estuviera dispuesto a ceder su tiempo y conocimientos para las mamas del grupo, pero sobre todo he aprendido de las mujeres que han venido buscando apoyo.

He cometido grandes errores, fruto de la inexperiencia y la inseguridad, que todavía recuerdo y me duelen. Recuerdo claramente una madre que vino al grupo cuando aún estábamos en el Casal Sant Jordi con los pezones completamente destrozados. No he vuelto a ver heridas semejantes, o tal vez las he visto pero he sabido como reaccionar. Aquel día, con aquella madre, con aquellas heridas, me quedé inmóvil y no supe qué contestar. Repetí de forma mimética lo que había oído en el curso de asesora, viendo tal vez a otra asesora comentar una situación semejante, pero no conecté, no ayudé y aunque no me culpo, porque no sabía hacer nada más en ese momento, esa imagen me ayuda a recordar que es lo que me mueve a seguir siendo asesora de lactancia y querer además formarme como IBCLCC.

Sé que probablemente habrá personas que en algún momento me han visto como una amenaza, me convertí en una defensora de la teta a ultranza, contra viento y marea, por encima de todo. Claro que, si echas un vistazo a lo que nos pasó como familia, tal vez puedas entender que lo único que estaba haciendo era defender mi más preciado tesoro, mi hijo. Si me enfadaba era por esa falta de tacto de muchos profesionales de la salud que nos juzga a las madres en lugar de tener la mente abierta. Esa falta de profesionalidad que les impide escuchar a los padres, observar al niño, y en caso de no saber ofrecer una solución adecuada, buscar ayuda de otros que sí que sepan, en pocas palabras, trabajar en red.

Mi visión de las cosas empezó a cambiar con el diagnóstico de Galactosemia de la hija de Rosa. Creo que para todas las asesoras de Areola aquel momento fue una conmoción muy grande. La galactosemia para mí era solo un nombre que no significaba nada, solo sabia que era incompatible con la lactancia, pero no era nada más. De repente tomó vida propia en la piel de Magalí y se convirtió en algo tangible.

Rosa explicó aquí su historia, por si queréis leerla directamente de sus palabras y aquí tenéis una entrevista en CaraKterTV para escucharla.

IMG-20130914-WA0001

Así las cosas, de un día para otro como quien dice, Rosa se convirtió en una asesora de lactancia que daba biberón a su hija. Casi daba la impresión de que pedía permiso para dar biberón a su hija. Las reuniones en las que Magalí tomaba biberón siempre iban acompañadas de bocas abiertas de sorpresa. En aquel entonces, hace siete años, las mamás que daban biberón no llegaban a nuestro grupo. Todas eran de teta y luchadoras contra el biberón. Imaginaros la impresión.

El cambio de mirada que Rosa vivió en primera persona, y el que viví yo, como testigo, al respecto de la lactancia materna y el biberón, creo que no lo ha vivido nadie en Areola.

Rosa, que con la asociación de galactosemia de la que es presidenta, ya tenía bastante trabajo, dejó Areola hace tres años. Y me enfrenté a estar sola en el grupo, un grupo que andaba en aquel momento de capa caída, con poca o nula afluencia de madres. Podía haber tirado la toalla, podía haberme quedado en mi casa haciendo otras cosas, tenía muchos problemas, problemas que podrían haber inclinado la balanza hacia el abandono, pero seguí, algo me movía a seguir a pesar de todo.

Y abrí un grupo de wapp, que fue un éxito. Empezaron a llegar las madres que encontraban un grupo que traspasaba las barreras de lo físico para ser también un grupo de apoyo virtual y cercano.

Sin saber ni cómo, empezaron a llegar tantas madres que empecé a pensar que aquello más que un grupo de ayuda mutua era una cadena de montaje: madre, posición, agarre, indicaciones, madre, posición, agarre, indicaciones, una detrás de otra. ¡No podía ser! ¡Necesitaba ayuda!

Hicimos un curso de introducción a la asesoría en lactancia materna en Can Batllori y entraron unas cuantas asesoras en formación que me dieron un respiro. Pudimos abrir otro grupo y empezar a hacer las charlas fuera del horario del grupo. A estas alturas, ya tenía todos los viernes de mi vida ocupados y el wapp era un hervidero de mensajes.

Venían (y vienen) mujeres de todo tipo: la diversidad es tan grande que resulta difícil describirlas a todas porque no les haría justicia seguramente. Todas ellas tienen algo que explicar al mundo, algo que enseñar a los demás. Y me di cuenta de que las mujeres que, por llegar tarde al grupo, por no tener apoyo en casa, por haber sufrido partos innombrables, por estar cansadas, agotadas o por que no podían más y se cansaron de pelear, estas madres que acababan dando biberón, se marchaban del grupo. Y esto no podía ser, bajo mi punto de vista, estaba fallando como asesora si esas madres sentían que al dar biberón se les cerraba la puerta.

Me propuse entonces, ofrecer una puerta abierta, una mano tendida, explicar que sus bebes, a pesar de no tomar teta porque el sistema ha fallado (no ellas), se merecen una crianza en brazos igual que los que toman teta. ¡O quizá más! Y que ellas también podían disfrutar del apoyo mutuo y podían beneficiarse de la sabiduría del grupo. Y empezaron a entrar, poquito a poquito, mamás de biberón en un grupo de apoyo a la lactancia materna.

Pero Areola no me permite, por su forma de organizarse, por formar parte del movimiento de grupos de lactancia que están bajo el paraguas de la Federación de grupos de lactancia, hacer cosas diferentes de las de un grupo de apoyo a la lactancia. Y hay más cosas, muchas más cosas que me gustaría poder ofrecer a las familias, a las madres, entre ellas un grupo de apoyo de madres que dan biberón por diferentes circunstancias. O un grupo de apoyo a la paternidad, ¿porqué no? Sé que en algunos sitios se ha hecho.

Ellos también son padres de un día para otro y tampoco saben que hacer con su bebé, de otra manera, diferente a la nuestra, y tienen dudas. Pero tampoco se quedan en los grupos de apoyo, también se van. Me voy de Areola sin haber conseguido que se acerquen al grupo.

Algunos vienen tímidamente las primeras veces, pero lo que encuentran allí no les llena porque necesitan otro contexto en el que hablar. Muchos preguntan dudas, pero siempre tengo la sensación de que preguntarían más. Estan allí porque apoyan a sus parejas, pero tienen miedo de meter la pata, de decir algo molesto y se contienen, quieren ayudar y no saben cómo.

Aqui una guia del ayuntamiento de Barcelona para la conducción de grupos de hombres por una paternidad responsable, activa y consciente dentro del projecto “Canviem-ho” de atención a la salud sexual y reproductiva de Barcelona.

Y me encontré con Queralt, que estaba dudando de si seguir o no con su tienda y con Vanessa que estaba loca por hacer cosas y ¡hasta las narices de la hojita de introducción de alimentos de los años setenta que aún anda en las consultas de pediatría de Gava y Viladecans!

Nos sentamos a pensar y hemos empezado a cocinar un proyecto nuevo, al que estamos todavía poniendo aderezos, dándole forma al plato y buscando una presentación atractiva.

Queremos crear un espacio de apoyo a las familias, en especial a las madres, en sus maternidades y sus crianzas. Y lo digo en plural, porque la maternidad y la crianza, como la vida, es diversa y variada.

Queremos acoger todo el proceso de la maternidad y la crianza, desde el embarazo a la lactancia, pasando por la nutrición, la escolarización y la segunda infancia, pasando por todas las posibles situaciones que la vida nos puede ofrecer en ese recorrido.

Seguiremos los principios de la crianza respetuosa y los principios de veracidad científica y rigor informativo, siendo conscientes que son las familias las que deciden qué camino quieren seguir y que nuestro papel es meramente de acompañamiento y apoyo. No pretendemos ser una consulta médica, no pretendemos dar recetas milagrosas, pretendemos dar apoyo y facilitar el acceso a la información veraz y contrastada, sabiendo que nos tendremos que formar constantemente y cuestionarnos continuamente lo que hacemos.

Es un proyecto ambicioso y complejo, tendremos que empezar poquito a poquito, poniendo un pie detrás del otro, poniendo una piedra encima de la otra, haciendo camino, construyendo nuestro proyecto.

Durante estos dos o tres meses que quedan antes de mi marcha como miembro de la junta y como asesora de grupo, tendremos una reunión las asesoras y socias de areola que estamos en gava, viladecans y sant Climent, para poder hacer un traspaso adecuado de los grupos.

En breve informaremos de las nuevas asesoras que continuaran con la labor de coordinar Gava y Viladecans.

Me despido de Areola en este escrito y le doy la bienvenida a Porta’m.

Se acaba una etapa y empieza un proyecto.

Gracias.

2 comentarios

  1. Se que tu afán por ayudar te ha llevado a este cambio y se que estés donde estés seguirás ayudando. Yo te doy las gracias como usuaria por tu apoyo en todo mi proceso como mama ya que fue muy duro y gracias a ti conseguí mi ansiado objetivo tengo un bebé lactante de 16 meses y medio y lo que nos queda. Y gracias como compañera por frenar me los pies y ayudarme a conectar con las mamás me queda mucho por aprender pero se que siempre te tendré cuando necesite de tu guía y consejo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.