LACTANCIA,  RECURSOS,  RINCÓN REIVINDICATIVO

«The milk system», un documental para reflexionar. Lactancia y sostenibilidad.

Com sabéis, cada año la WABA escoge una temática para la semana mundial de la lactancia materna.

En todo el mundo se celebra en agosto, pero por estos lares que para agosto solemos estar todos de vacaciones, se celebra en realidad a partir del primer domingo de octubre.

Al final, acaba resultando que lo celebramos dos veces y se van organizando actos en uno u otro periodo.

El coronavirus, como no, ha venido a marcar esta celebración, como tantas otras. Dejándola reducida a campañas intensas en redes sociales y algunos actos, conseguidos por los pelos en según qué zonas en los que la incidencia del Covid lo ha permitido.

La virtualidad se impone allí donde la incidencia es elevada y las autoridades no abren equipamientos ni permiten según qué actos.

Bueno, pues hecha esta breve introducción, como os decía, cada año la WABA escoge una temática.

Objetivos para un desarrollo sostenible

Este año han hecho un maravilloso trabajo trasladando los objetivos para un desarrollo sostenible a la lactancia materna.

Los objetivos para un desarrollo sostenible son 17. No pretendo describirlos todos, aunque al final de este post encontraréis enlaces para consulta y descarga de folletos, etc.

La sostenibilidad y la lactancia materna están íntimamente ligadas, pero no es de aquellos aspectos de los que más se suela hablar. En realidad, más bien se remarcan los beneficios para la madre y el bebé y no se suelen destacar los beneficios para el medio ambiente.

Por la sencilla razón de que es algo que no interesa a los grupos económicos que se reparten el pastel de la industria de la alimentación.

Las campañas publicitarias, los millones gastados en controlar la publicidad, abusar de las medias verdades sin ningún tipo de ética ni respeto por los derechos de las personas ni el respeto por el medio ambiento, nos han llevado a creer que la leche de vaca es imprescindible para la dieta. Y lo que es peor, que la lactancia artificial es una alimentación totalmente segura para el bebé sin ningún tipo de riesgo, lo que no es cierto.

No voy a hablar ni de beneficios de la lactancia materna, ni de riesgos de la artificial, ni de qué es mejor o peor, ni de madres de teta, ni de biberón.

Voy a hablar de la industria de los productos lácteos en general y la sostenibilidad del planeta. Y por el camino, hablaremos de otras cosas, con sus matices y sus detalles.

Para tratar este tema, voy a hablaros de un documental que os recomiendo muchísimo.

“The milk system”

“The milk system” es un documental del 2017 escrito y dirigido por Andreas Pichler.

En él acompañas al narrador mientras recorre las instalaciones de varias explotaciones ganaderas. Algunas de ellas con una mirada dirigida al crecimiento y al beneficio, otras con la mirada puesta en la supervivencia y otras tratando de ganarse la vida sin afectar el equilibrio de nuestro ecosistema.

Lo interesante de este documental es ver los diferentes puntos de vista y como cada uno de los engranajes del sistema de la leche depende del otro.

Todos compitiendo entre ellos, unos por sobrevivir y otros por aumentar los beneficios.

Un sistema promovido por las subvenciones de la Unión Europea que, lejos de ayudar al ganadero más humilde, contribuyen a perpetuar el monopolio de unos pocos en la industria láctea.

Una industria basada en el aumento del consumo hasta niveles inabarcables, saturando la capacidad de consumo de las poblaciones diana. Inventando productos innecesarios y creando necesidades alimenticias donde no las hay.

Si el consumo colapsa en Europa, si los ciudadanos europeos ya no pueden consumir más: buscamos nuevos mercados en los que seguir expandiendo y explotando los recursos. Introducimos a bajo precio, creamos la necesidad y luego aumentamos precios de venta al público, sin aumentar el precio de compra al productor local, para seguir la rueda de empobrecimiento.

En medio, el medio ambiente, a quién casi nadie parece prestar atención. Y los derechos de los consumidores, es decir, de las personas, habitantes de nuestro planeta, quienes necesitamos de recursos para sobrevivir y alimentarnos.

Las vacas convertidas en medios de producción

Lo peor de ver este documental es observar a las vacas en las granjas. Son mamíferas, igual que nosotras, las mujeres, igual que muchas especies.

El mecanismo de producción de la leche es el mismo. Si alguna vez has vivido una sobreproducción, porque tu bebé aumentó mucho la demanda unos días o porque tuviste que extraer leche para hacer un banco, sabrás de lo que te hablo. Si no lo sabes, te lo explico.

Contra más leche se extrae, más leche se produce. Los primeros meses de vida del bebé el sistema de producción de la leche es como una fábrica de la revolución industrial. Un capataz (el cerebro) y unos obreros (las hormonas) trabajando a destajo bajo las órdenes de un capataz que solo quiere producir y producir. Por eso durante el embarazo, en los primeros meses de vida del bebé y nada más nacer aumenta el tamaño de los pechos, preparados para alimentar a nuestro bebé.

El bebé inicia la lactancia y poco a poco la demanda y la oferta se regula, el pecho va acomodando el tamaño, hasta que vuelven a su tamaño habitual.

Cuando hay una sobreproducción o el bebé no mama adecuadamente se produce un exceso de leche, el pecho se inflama, puede llegar a haber una mastitis (infección de la mama) y puede requerir el uso de antibióticos y antiinflamatorios.

Es un proceso puntual que pasa y a menos que haya otras dificultades añadidas, no tiene porqué volver a repetirse.

A partir del tercer mes de vida de un bebé, el sistema se regula y deja de ser una fábrica de la revolución industrial. Se convierte en un almacén de amazon y produce y reparte bajo pedido, por lo que, si no hay ningún problema o dificultad con la lactancia, todo se regula y se deja, por así decirlo, de sobreproducir bajo la mirada de un capataz exigente.

Las vacas son mamíferas y como tales tienen un sistema muy similar de producción de leche. Bueno, pues las vacas ven nacer a su cría y les es retirada de forma inmediata. Cada tres o cuatro años se las insemina artificialmente para que puedan volver a producir leche. Se aumenta la producción de su leche de forma artificial y grotesca, con lo que llegan a no poder caminar por el peso de las mamas. Mueren: exhaustas, sin sus crías, agotadas. Las crías son vendidas o directamente sacrificadas. Solo se quedan las hembras y si no dan leche, sacrificadas.

Explotación del medio ambiente, maternidad y lactancia.

Después de ver este documental entiendo perfectamente la agresividad en los métodos de marketing. Si no consumimos más y más, su sistema de la leche se hunde y se arruinan, tal cual.

Entiendo el interés en crear discursos manipuladores que buscan crear guerras entre madres: las de teta y las de biberón. Me doy cuenta perfectamente de como caemos en su juego.

Les interesa las guerras entre madres. Interesa que nos peleemos entre nosotras. Que hablemos de malas y buenas madres, de madres de teta y de biberón, que hablemos de lactancia artificial y materna.

Solo somos consumidoras potenciales. Aquí no hay derechos ni autonomía de la voluntad, ni nada que valga. Solo vender y vender.

El narrador al principio del documental se pregunta qué fue de aquellos ganaderos a los que ayudaba a ordeñar las vacas cuando era pequeño.

Y al final del documental te das cuenta de que, de aquellos ganaderos, no queda nada y las vacas han pasado a ser un producto explotado hasta la muerte.

Referencias y datos de interés

World Breastfeeding Alliance, folleto en castellano.

The Milk System, Andreas Pichler, 2017, 93 min, Alemania, Italia

United Nations, Department of Economic and Social Affairs, Sustainable Development. 17 Goals. Recuperado de: https://sdgs.un.org/goals

World Breastfeeding Alliance, WBW2020 SOCIAL MEDIA KIT. Recuperado de: https://worldbreastfeedingweek.org/wbw2020-social-media-kit/

World Breastfeeding Alliance, Sustainable Developement Goals. Recuperado de: http://waba.org.my/v3/wp-content/uploads/2019/10/wbw2016-af-i.jpg

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: