CRIANZA Maternidad típica y atípica

DIA INTERNACIONAL DE LA CRIANZA RESPETUOSA 2019

El dia 2 de septiembre ha sido elegido como Dia Internacional de la Crianza Respetuosa. El dia no ha sido escogido al azar, coincide con el día del fallecimiento de John Bolwby, autor de la teoria del apego.

La iniciativa surge de la entidad privada Criar con Sentido Común, como podéis ver en estas dos webs:

www.criarconsentidocomun.com

www.diainternacionaldelacrianzarespetuosa.org

Los grupos sociales que promueven la llamada crianza respetuosa se basan en los postulados de Wiliam Sears que definió ocho claves en la crianza respetuosa.

1. Birt bonding: Lazos afectivos desde el nacimiento.

2. Breastfeeding: Lactancia materna.

3. Babywearing: Llevar al bebé en brazos.

4. Beding close to baby: Colecho.

5. Belief in the language value of your baby’s cry: Confianza en el valor del llanto del bebé como su lenguaje.

6. Beware of baby trainers: Precaución con los adiestramientos.

7. Balance: Mantener un equilibrio.

8. Both: Trabajar en equipo.

Podéis buscar por internet y las encontraréis explicadas todas e incluso podéis comprar el libro original y leerlo de primera mano.

La teoria me la aprendí de arriba a abajo

Me lo leí todo.

En mi afán y mi deseo de ser madre, me empapé de libros de todo tipo. Primero empecé por el embarazo, seguí por el parto, la lactancia, la crianza en positivo, la crianza respetuosa y un largo etcetera.

Me metí en la junta de Areola, una asociación de apoyo a la lactancia y la crianza cuando #PequeñoThor no tenía ni un año. Me formé como asesora, empecé en un grupo de apoyo primero aprendiendo, después con una compañera y finalmente sola.

Y llegó la realidad

A darme una bofetada con la mano abierta.

Y a tirarme por tierra todas las teorias.

Mi hijo llegó al mundo para romper con todos los esquemas.

Para llorar sin descanso. Interminablemente. Las causas se sumaban a una larga lista que no parecía acabar nunca: mocos, dolor de oído, mal agarre, un frenillo lingual sin detectar, una inquietud que no lo dejaba descansar, no dormía. Pocas temporadas ha dormido. Tal vez mientras tomó lactancia materna.

Es autista.

En su interior siempre había un no se qué indefinido que hacía que toda mi atención tuviera que estar puesta en él constantemente. Sin descanso.

Hicimos colecho, porteo y lactancia materna, no sin dificultades.

Pero no me buscaba para jugar conmigo. Me echaba.

Empezamos con el BLW. Y fue estupendo.

Hasta que un día empezó a obsesionarse con el zumo de naranja y lo bebía a todas horas. Hasta que empezó a seleccionar la comida por colores.

Gateaba como un loco al volante. Corría como un loco al volante. Se caía, se arañaba, se lastimaba y no parecía sentir dolor.

En el parque los empujaba al suelo. Ningún niño quería jugar con él.

No tenía lenguaje funcional: solo ecolalias sin aparente intención comunicativa.

Aleteaba. Hacía girar las ruedas del carro.

Pero todos los niños lo hacen tarde o temprano: ya comerá, ya hablará, ya jugará

Y no lo hizo. O por lo menos no como los demás niños.

Así que crianza respetuosa SI, SIEMPRE,

Pero de forma flexible y respetuosa no solo ante las necesidades del bebé o niño, sino también ante las necesidades de la família, en especial la madre.

Mi crítica (o matización) a la crianza respetuosa

Los profesionales de la salud y la educación son los primeros que deberían formarse en crianza respetuosa.

Antes que ser padre o madre, uno (habitualmente) escoge una profesión en la vida, estudia y se prepara para ella.

Si esa profesión tiene que ver aunque sea de forma indirecta con madres y bebés, tiene la obligación de enfocar su trabajo desde una perspectiva de respeto a los derechos de los bebés, niños, niñas, madres y familia en general.

Por otro lado, como madres y padres tenemos una responsabilidad con nuestros hijos e hijas.

Esa responsabilidad implica ser responsivos ante las necesidades del bebé y respetar sus ritmos biológicos y de desarrollo, SEAN ESTOS LOS QUE SEAN.

Y me encontré con el desconocimiento y la incomprensión

De pediatras que me decían que no le diera el zumo de naranja y punto. Sin entender lo que es una situación de colapso para un niño con autismo. Ni saber lo poco respetuoso que es quitarle a un niño lo poco que lo calma. Tampoco ofreciendo alternativas respetuosas a ese zumo. Sin ver. Mirando a un niño sin verlo.

Profesionales de la educación que nos echaban la culpa de que no hablara. Porque en casa somos trilingues. Mirando a un niño que solo sabe repetir frases sin parar.

Y madres y padres que me decían que no le ponía límites a mi hijo. Que tenía que tener mano dura y que si no me imponía ahora con él siendo tan pequeño, no lo iba a conseguir nunda.

Todos deberíamos estar formados en crianza respetuosa.

Familias y profesionales.

La crianza respetuosa es para todos y todas: adultos y menores.

El Dia Internacional de la Crianza Respetuosa es para profesionales, familias, jóvenes y menores.

Los adultos tenemos en común (o deberíamos tenerlo) el objetivo de acompañar a nuestros hijos como futuros miembros de pleno derecho de nuestra sociedad.

Hay profesionales encantadores que ponen el foco en el respeto a las necesidades del niño y la familia y no en las suyas propias. Hay familias que mueven cielo y tierra para romper las barreras que excluyen sistemáticamente a sus hijos de la vida en sociedad.

Existen también malos profesionales, familias maltratadoras y un sistema que fomenta la individualidad y la competitividad por encima de la empatía y la comprensión.

Un sistema que nos quiere ignorantes.

No podemos negar el derecho a una crianza respetuosa a quienes como sociedad y por sistema son excluidos de la vida en común.

Mientras son pequeños la exclusión puede parecer que no es tan importante. Mientras funciona ese «todos lo hacen tarde o temprano».

Hasta que no lo hacen y crecen y el sistema se encarga de poner una flecha en ese niño o niña que se desarrolla de manera diferente.

Ese niño o niña que tarde o temprano emprenderá el camino paralelo de la exclusión que seguirá hasta su edad adulta y su vejez.

La diversidad es la norma de la vida. Y si no lo ves ahora, tal vez en algún momento la realidad te muestre ese otro camino que ahora no ves, pero que está lleno de familias que discurren por la via paralela de la discapacidad.

La crianza respetuosa es para toda la vida, no solo para los primeros años de vida.

En la diversidad cabemos todos.

0 comments on “DIA INTERNACIONAL DE LA CRIANZA RESPETUOSA 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: