SOY NOEMI, MAMA DE TRES Y EL MAYOR TIENE AUTISMO

Hola,

Me llamo Noemí y soy mamá de 3 hijos: Héctor (7 años), Jordana (2 años) y Kenia (9 meses). El mayor tiene autismo y os voy a contar su historia.

Héctor siempre fue diferente, prácticamente desde que nació: apenas lloraba, era muy silencioso, evitaba el contacto visual, … Los meses pasaban y cada vez fue peor, no quería contacto físico y gritaba casi por todo.

El dolor que yo sentía con todo aquello se empezaba hacer insoportable. Llegué a tener miedo de recogerlo en la guardería porque era imposible recorrer 2 calles sin que Héctor explotara.

Expliqué a la gente de mi entorno la preocupación que me generaba, pero todo el mundo me decía lo mismo: que si es pequeño, que si ya crecerá, que si es un mimado, que si no le hagas caso…

Nuestra suerte cambió un dia cuando a la temprana edad de 18 meses fuimos a Sant Joan de Déu porque Héctor tenía fiebre. Entramos en la consulta y la doctora me pidió que lo sentara en la camilla y le quitara la ropa. Mientras lo hacía me hizo la pregunta que nos cambiaria la vida: ¿ESTE NIÑO OS MIRA DE VEZ EN CUANDO? aguanté la respiración, miré a mi marido y le dije NO. Sentí alivio, por fin alguien veía con los mismos ojos que yo.

Nos dio un papel derivándonos a CDIAP donde ponía: POSIBLE TRANSTORNO GENERAL DEL DESARROLLO (sonaba a prepararos que esto va a doler).

IMG-20180227-WA0001

Lo que vino después fue un pronto diagnóstico de TRANSTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA, y como consecuencia de ello, horas y horas de terapia. A mí me dejó el sentimiento constante de culpabilidad y digo esto porque, con la experiencia que tengo ahora, con mis otras dos hijas y sabiendo los beneficios que aporta la crianza con apego, me cuestiono si el autismo hubiera sido diferente.

Héctor ha sido criado de una forma muy diferente que sus hermanas. Fue niño de biberón, de intento de Método Estivill, del no lo cojas mucho que se acostumbra y del mejor dale purés que comen más y mejor. Todo lo contrario que Jordana y Kenia que son niñas de lactancia materna, 3 años ininterrumpidos entre una y la otra y hasta que ellas quieran, dormimos con ellas y las porteo siempre que puedo.

No puedo evitar preguntarme, sabiendo todo lo que sé ahora, si la lactancia con Héctor hubiera conseguido que no se ensimismara tanto, si quizás soportaría mejor el contacto físico, si tendría más tolerancia a la frustración….

Lo que si tengo claro es que si pudiera volver atrás le daría lactancia materna hasta que él quisiera, dormiría con nosotros y lo portearía hasta el fin del mundo.

GRACIAS Lactando en diverso por darme la oportunidad de explicar nuestra historia.

 

6 comentarios

  1. Mi preciosa DIOS LES BENDIGA A TODA LA FAMILIA SOBRE TODO A TI MI HEROINA SOBRINA. NO TE SIENTAS CULPABLE. TU ERES UNNGRAN MADRE. Mi HECTOR VA A SUERSRLO CON LA MISERICORDI DE DIOS ENTREGUENSE A EL QUE PARA MI DIOS NADA ES IMPOSIBLE. LES AMO MIS GUERREROS. DESDE IBARRA- ECUADOR LES ENVIO LAS BENDICIONES DE DIOS NUESTRO SEÑOR.

    Le gusta a 1 persona

  2. A lo mejor hubiera cambiado algo, a lo mejor nada, no hay forma de saberlo. Yo tengo la misma duda, pero tal vez al revés. Mi único hijo ahora tiene 3 años y medio, se desteta el sólo hace un par de meses nada más, compartimos cama, nunca probó papillas ni leches de fórmula, a sido porteado exclusivamente hasta los 7 meses y combinado con silla de paseo hasta los 2 años y eso no ha conseguido evitar el diagnóstico. Si es cierto que es muy cariñoso y hace contacto visual. Intento pensar que nuestra paciencia ha minimizado los síntomas pero la verdad es que he encontrado gente que más bien ha sugerido lo contrario.”que con tanto brazo no lo he dejado madurar, que no hace nada sólo xq ha estado muy mimado que hemos hecho las cosas distintas para ser modernos o xq está de moda y a la vista está que no ha sido lo mejor”… Comentarios y opiniones habrá siempre hagas lo que hagas, y ni tu ni yo sabremos como hubiesen sido las cosas de otro modo. Enhorabuena por tu familia, y por el amor que seguro han recibido los 3.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Raquel, precisamente lo que explicas es la razón que me movió a crear este blog. No hay apenas estudios que analicen los efectos de la leche artificial, de la separación madre-bebé, etc en niños y niñas con autismo. Si que hay estudios que demuestran que un apego seguro construye una personalidad segura e independiente pero sin tener en cuenta el factor autismo.
      Creo (y es una opinion personal) que todos los niños necesitan una crianza respetuosa (lactancia materna, porteo, colecho) pero especialmente los niños y niñas con TEA. Pienso ademas que lo que te dijeron: “con tanto brazo no les dejas madurar” no es cierto. Y de esto si que hay estudios que demuestran lo contrario: la neuropediatria está demostrando que el contacto físico es necesario para el desarrollo de ciertas partes del cerebro. El diagnostico es el que es y no se trata de pensar que la lactancia materna evita el autismo, sino de que tal vez la lactancia materna reduce o minimiza las manifestaciones del autismo.
      Por este motivo he empezado a estudiar psicologia, es un primer paso. Ojalá algun dia se puedan hacer estos estudios y pueda comprobar si mi teoria es cierta o no.
      Mientras tanto, si te animaras, estaría encantada de compartir tu historia en mi blog, igual que ha hecho Noemi. Un abrazo.

      Me gusta

      • Gracias por tus palabras. Realmente yo no sé cómo sería el si no lo hubiese criado con tantísimo apego. Intento pensar que nuestra estupenda relación y el cariño que demuestra por su familia es en parte fruto de nuestra crianza. Pero no creo que haya una fórmula mágica que pueda contra ésto, y quiero pensar que en cualquier crianza hay siempre mucho amor. No sé porque mi hijo es así, si le he ayudado o perjudicado pero la verdad es que con o sin autismo es un niño maravilloso.
        Puedes compartir por supuesto.

        Le gusta a 1 persona

      • No, en eso tienes razon. No hay formula magica. Solo vamos haciendo camino. Voy a hacer un post sobre esto que estamos hablando en breve. Es un tema muy delicado y para nada quiero dar a entender que no hay mucho amor en todas las crianzas. Por eso mejor lo explico en un post. Si quieres compartir tu experiencia, cuando encuentres el momento, envia tu testimonio a traves del formulario de contacto. Un abrazo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.