• AUTISMO

    Carnaval y autismo

    Las instrucciones de los dos colegios de mis hijos para el carnaval llegaron con una semana de antelación. Cuando tienes un hijo con autismo este tipo de eventos pueden ser agotadores. Así que me resistí a leerlas. Me cuesta horrores entrar en esa rueda que cada año nos tortura teniendo que convencer a #PequeñoThor para que participe. Me cansan hasta a mi los convencionalismos sociales y no soy autista. Las sensaciones que me evoca el carnaval son casi las mismas que las de la Navidad. La diferencia es que en Navidad podemos escaparnos unos días y en Carnaval no. Cada día un elemento diferente que llevar al cole: que si…