Sobre mí

Soy Silvia, en las redes me podéis encontrar por Lactando en Diverso. Hace muchos años estudié Derecho y empecé a trabajar en fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro.

Actualmente trabajo como Jefa de Recursos Humanos en una entidad del sector de la salud mental.

Junto con dos amigas, Laia Pinilla y Vanesa Trillo y el apoyo de un montón de familias de Gavá, Viladecans y alrededores hemos creado LactaMater. Una asociación de formación, información y acompañamiento a familias, en especial las madres y a profesionales. Aunque estos últimos de momento se nos resisten, conseguiremos llegar a ellos.

Soy asesora de lactancia y facilitadora de grupos de ayuda mutua desde el año 2009.

Organizo talleres de destete y otros temas relacionados con la maternidad, el autismo y la lactancia.

Puedes ver un poco más en detalle a qué me dedido en Mis proyectos

La culpa es de la teta

Mi hijo mayor tiene 11 años, pero no fue hasta la edad de 8 años que supimos que es autista y tiene un TEL grave. Además de que el TDAH sobrevuela nuestras cabezas constantemente, pero parece que no acaba de aterrizar.

Si explico esto es porque cuando nació mi hijo tuve muchos problemas con la lactancia, pero fueron solo el principio de la tortura que como familia tuvimos que vivir, especialmente mi hijo. Cuando conseguimos que la lactancia fuera rodada empezaron las obsesiones con la comida, las ecolalias, las repeticiones, las estereotipias, etc. que nadie supo ver.

La culpa siempre era de la lactancia, de «no ponerle límites», de dejar que «hiciera lo que le daba la gana». Siempre nuestra, por nuestra forma de criar y educar.

En ningún momento nadie se planteó que esos “comportamientos extraños” tuvieran algo que ver con un trastorno del desarrollo neurológico. Hasta que encontramos un gabinete privado que dio por fin con el diagnóstico.

El encontronazo con el sistema educativo

Hemos pasado por tres escuelas.

En la primera nos hicieron la vida imposible hasta que nos fuimos, sin atendernos, sin hacer nada, haciéndonos el vacío.

En la segunda nos ayudaron, pero el diagnóstico se convirtió en etiqueta y nos trasladaron a la vía paralela de la exclusión. Mi hijo se convirtió en un niño con Necesidades Educativas Especiales que salía cada día fuera de la clase para ir al aula de educación especial.

En la tercera escuela estamos en ordinaria con apoyos dentro la clase y mi hijo es uno más, un niño, como todos.

El impacto del diagnóstico

Cuando llegó el diagnóstico de mi hijo, el impacto que le llaman, me hundí, me desmonté y estuve a punto de caer en el pozo de la depresión.

Tuve que coger una excedencia de dos años en el trabajo para recuperarme. Estuve yendo a terapia con una psicóloga que me acompañó en mi recuperación.

De aquella situación tan crítica, nació mi blog Lactando en Diverso. En él empecé a explicar mis penas y alegrías como asesora de lactancia y madre de un niño con autismo.

Blog que ha recibido el premio al Blog Revelación del año 2018 de Madresfera.

Empecé a estudiar psicología y volví a trabajar. Monté junto con mis dos compañeras de batallas en esto de la teta la asociación LactaMater. Una asociación con una visión amplia y diversa de la maternidad, como no podía ser de otra manera.

Las crisis pueden ser oportunidades

La carrera de Derecho me ha permitido aprender a valorar los Derechos Humanos, comprenderlos y apreciarlos desde un punto de vista transversal.

La carrera de Psicologia me está permitiendo profundizar en todos los conocimientos que, de forma autodidacta, he tenido por obligación que aprender como madre de un niño con autismo.

La maternidad tomó matices nuevos el día que me dijeron: “por todas las pruebas y tests realizados, se confirma el diagnóstico de autismo”.

Como explico en la presentación del blog: “acabo de coser yo misma una mochila nueva y voy a empezar a caminar otra vez. Si quieres acompañarme en mi viaje, sígueme en las redes sociales, compartiré con quien quiera leerme mis penas y alegrías en la nueva odisea que ahora empiezo.”

“Autismo y lactancia son compatibles, la decisión de destetar es de la madre y de nadie más”, lema del Blog Lactando en Diverso.